Cabezal termostático, válvula termostática y repartidores de costes, qué son y cómo funcionan

Tríptico informativo

Descargar PDF

Repartidor de costes

¿Cómo funciona un repartidor de costes?

Los repartidores estarán montados directamente en los radiadores. Tienen dos sensores de temperatura. El sensor 1 mide la temperatura del radiador, y el sensor 2 mide la temperatura ambiente de la habitación.
Si la diferencia entre la temperatura del radiador (sensor 1) y la temperatura ambiente (sensor 2) es mayor a 3ºC, el equipo empieza a medir consumo. Cuanto mayor sea esta diferencia más rápido avanzan las unidades caloríficas que se consumen.
Si existe algún elemento que impida medir esta temperatura ambiente (cubre-radiadores, puertas, cortinas, muebles, etc.) deberá colocarse un sensor externo que permita medir la temperatura ambiente de forma correcta, en caso contrario, el sensor no mide bien.
El consumo realizado por los radiadores queda reflejado en la memoria del dispositivo, la cual se recupera cada vez que se realiza una lectura de los equipos vía radio.
La ventaja de este sistema es que no tiene que entrar ninguna persona a las viviendas a recoger dichas lecturas y aunque no esté el vecino siempre se pueden realizar facturaciones reales.

 

Cabezal termostático

Funcionamiento

Tiene un elemento sensor ajustable a voluntad que mide la temperatura de la habitación. Según se acerca la temperatura ambiente a la deseada, el cabezal termostático procede a realizar el cierre de la válvula termostática reduciendo el caudal de agua caliente que circula por el interior del radiador.

El enfriamiento del radiador, se produce de forma paulatina de abajo hacia arriba, pudiendo incluso quedar totalmente frío. Cuando el cabezal termostático detecte que la temperatura ha disminuido por debajo de la temperatura especificada, la válvula termostática abrirá nuevamente el paso de agua al radiador para volver a calentar la estancia.

Uso:
Al girar el mando de la válvula se configuran los valores de temperatura que se desean, según el siguiente gráfico:

 

Las temperaturas presentadas en la tabla pueden ser ligeramente diferentes en función de la posición de los cabezales termostáticos (por ejemplo, si están cerca de fuentes de calor, ventanas, muebles, etc.).
Con la instalación de las válvulas con cabezal termostático, el funcionamiento cambia radicalmente y ya no estará el radiador siempre caliente. Si el radiador estuviera frío o tibio, sobre todo en la parte inferior, puede ser que se haya alcanzado la temperatura ambiente deseada y se haya cerrado momentáneamente la válvula con la consiguiente reducción del flujo de agua caliente. Es absolutamente normal, e indicaría un funcionamiento correcto de las válvulas termostáticas y con ello el consiguiente ahorro de energía.
Algunas de las válvulas que se instalen tendrán un sensor termostático remoto para evitar una medición errónea de la temperatura ambiente cuando el radiador está dentro de un cubre-radiador, una hornacina, etc.
Otras válvulas a instalar no tendrán el cabezal termostático porque es necesario mantener un caudal mínimo circulando por la red necesario para el mejor control de la temperatura del agua y el correcto funcionamiento de las bombas ya que, en épocas de calor, cerrarían todas las válvulas y las bombas se quedarían sin caudal.

Por lo anteriormente expuesto, las bombas, que deben tener una instalación con válvulas termostáticas en los radiadores, deben ser de caudal variable para adaptarse continuamente a las necesidades de caudal demandado en cada momento al cerrarse las válvulas con cabezal termostático. La utilización de bombas de caudal variable tiene un doble objetivo:

  • Adaptando el caudal necesario a circular, se evitan ruidos en las válvulas que siguen abiertas.
  • Al reducir el caudal a suministrar en la instalación, se ahorra en el consumo eléctrico del motor.

 

¿Cómo ahorrar energía con las válvulas termostáticas?

El ahorro de energía que se consigue al utilizar los cabezales termostáticos puede llegar al 10-15% y hasta un 20-25% si se combinan con un sistema de reparto de los gastos de calefacción. Para ello se recomienda utilizarlas de la siguiente manera:

  • Se aconseja ajustar de la manera oportuna la temperatura en cada estancia de la vivienda, por ejemplo: posicionar el radiador del salón en la posición 3.5 que equivale aproximadamente a 22-ºC y en la posición 3 que equivale a 20ºC en los dormitorios. Cada vecino tiene que encontrar su temperatura de confort, pero hay que tener presente que cada grado adicional de la temperatura en la estancia aumenta aproximadamente un 6% el consumo de energía.
  • Se aconseja cerrar la válvula antes de abrir las ventanas, el aire frío que entra en el ambiente activa inmediatamente el flujo de agua caliente y por consiguiente se produce un inútil derroche de calor.
  • Evítese cubrir el cabezal termostático, para asegurar su funcionamiento correcto.
  • En caso de ausencias prolongadas durante el invierno se recomienda poner el mando de la válvula en la posición Antihielo. (*)
  • Durante el verano (con el sistema desactivado) es oportuno poner el mando de la válvula en el número 5, para prolongar la “vida” de sus juntas.

 

Vídeo explicativo repartidores de costes de calefacción

En este vídeo puede ampliar información sobre el funcionamiento de nuestros equipos.

 

¿Cómo es la instalación realizada en los radiadores?

En los radiadores de su comunidad, se ha procedido a instalar unas nuevas válvulas con cabezales termostáticos y unos repartidores de costes de calefacción, que van a mejorar la instalación en lo siguiente:

Válvula termostática: Regular el caudal de agua a cada radiador. Así se consigue que circule la misma cantidad de agua en radiadores iguales con independencia de encontrarse en pisos bajos o altos.

Cabezal termostático: Regular la temperatura de forma independiente para cada habitación de la casa a través del cabezal termostático.

Repartidor de costes de calefacción: Controlar la energía individual consumida por cada radiador para realizar un reparto de costes.

 

Bucle pantallas repartidor de costes de calefacción.

  1. Pantalla inicio del bucle.
  2. Pantalla de lectura acumulativa.
  3. Código interno RCC.
  4. Pantalla de lectura de campaña actual.
  5. Mes en el que pasa a pantalla de histórico.
  6. Factor de potencia datos interno RCC, fin de bucle, inicia nuevamente desde pantalla de inicio.

 

Información clara y detallada de los consumos con acceso fácil para usuarios y administradores

  • Reparto justo y equitativo del consumo en calefacción.
  • Ahorro en los gastos de calefacción.
  • Confort y modernización de las instalaciones.

Más información

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies